Cómo hacer frente a los cambios que la Vida te presenta

Tanto a nivel personal como a nivel general, todos tenemos que enfrentarnos continuamente con desafíos y dificultades que ponen a prueba nuestra fortaleza emocional: enfermedades, lesiones, aflicción, desempleo, muerte, divorcio o incluso una aventura en nueva empresa. Sin embargo, a pesar de lo que la suerte pueda hacer contigo siempre hay una serie de estrategias que pueden emplearse para ayudarte a avanzar, y aquí tienes siete de las más efectivas:

1. Haz frente a la realidad


Como los seres humanos, somos maestros de la evasión, y muy a menudo terminamos apartándonos de los desafíos de la vida en lugar de enfrentarlos cara a cara. Sin embargo, si realmente quieres disfrutar la vida al máximo, entonces necesitarás comenzar a acostumbrarte a reconocer la verdad. Una vez que aprendas a dejar de evitar cada uno de los ciclos de la vida, eventualmente descubrirás que la vida se vuelve más fácil, menos atemorizante y mucho más manejable. Una vez que comiences a ver un cambio tan positivo en tu vida, tendrás una confianza aún mayor de que puedes crecer aún más, y participar en esos viajes de crecimiento personal es la columna vertebral de vivir una vida satisfactoria.

2. Abraza la vida como se presenta

Según el Buda, el secreto de la vida no es querer lo que no tienes, sino  querer lo que tienes. Existe una inmensa sensación de libertad asociada con asumir la vida tal como viene. Una vez que aprendas a abrazar simultáneamente los aspectos positivos y negativos de tu vida, tendrás una oportunidad real de disfrutar la vida al máximo y de valorar todo lo que el mundo te ha otorgado. Descubrirás que rendirse a la realidad de quien realmente es realmente te da la oportunidad de vivir a la altura de tu potencial.

3. No apresures la vida

Todos hemos escuchado el dicho "lento y constante gana la carrera", pero no muchos de nosotros nos damos cuenta de lo importante que es realmente este enfoque de la vida. Al estar constantemente apurados, realmente terminamos comprometiendo nuestro propio éxito. Si nos adelantamos a nosotros mismos, entonces cometeremos muchos más errores. Si esquivamos las esquinas, estamos seguros de que terminaremos pagando un precio por ello más adelante. Es solo a través del crecimiento disciplinado y gradual cuando podemos hacer cambios positivos y duraderos en nuestras vidas.

4. Sé más agradecido

Muchos de nosotros tendemos a tener en cuenta nuestras preocupaciones mucho más a menudo de lo que contamos nuestras bendiciones y privilegios. Sin embargo, poseer esa actitud disminuirá tu capacidad de llevar una vida feliz y satisfactoria, ya que constantemente estarás agobiado por la negatividad. Una receta eficiente para la salud emocional y el bienestar es reconocer todo el bien que contiene tu vida y recibirla con gratitud.

5. Mantente cerca de todos tus sentimientos

Muchas veces, encontramos que nuestros sentimientos son confusos, aterradores o difíciles de soportar, por lo que hacemos todo lo posible para mantenerlos a distancia. Sin embargo, al poner una pared y elegir no sentir, usualmente terminamos drenándonos de la energía psicológica que hace que la vida sea placentera y significativa. Si dejamos de sentir algo, no solo nos privamos del crecimiento que puede surgir de las emociones negativas, sino que también terminaremos absorbiendo toda la diversión de las experiencias más positivas de la vida. Simplemente, cuando dejamos de sentir, dejamos de ser seres humanos.

6. Aceptar el éxito y el fracaso como parte del viaje de la vida

Todos los que están vivos aprenden constantemente, sin importar la edad que tengan. Es por eso que es importante no ser demasiado duro con nosotros mismos, y aceptar que intentar, tener éxito, fracasar e intentar nuevamente es la única forma real de infundir una confianza duradera en nosotros mismos. No importa cuán exitosos o maduros nos convirtamos, nuestro niño interior siempre requerirá amigos y mentores que nos ayuden a pasar.

7. Cuida tus relaciones amorosas

Las relaciones no aparecen y desaparecen mágicamente, ya que requieren una gran cantidad de trabajo arduo y un cuidado atento para ayudarlas a crecer y mantenerlas. El amor maduro implica honrar nuestras diferencias pero superar la distancia prácticamente a diario. Acepta la realidad de que cada relación tendrá su parte justa de dolor y sufrimiento, pero también acepta que la única forma de mantenerse en el camino es a través de la compasión inflexible. Aprende a ser más comprensivo, y tu amor brillará más que nunca.



Fuente: todo-mail.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar